17 jul. 2017

MAGNIFICA LA SELECCIÓN DE CONTENIDOS DEL CURSO DE KASPAROV. REGRESANDO AL QUINTO DEDO:




Examina uno el material de ejemplos, posiciones de fragmentos de partidas y los comentarios a partidas completas, organización y orden, y hay que admitir que es una obra de arte. Realmente los asesores de Kasparov supieron reunir un material muy valioso para cualquier estudiante. Cuando todo eso se ponga en libros, como se hizo con otros cursos de video de Kasparov, la colección estará a la altura de la serie “Mis Grandes Predecesores”, que se observa en la nueva serie mucho material igual, pero con adiciones muy importantes para hacer más claros, “mas populares” algunos comentarios para que jugadores de menos de 1400 de Elo disfruten esta serie y así le sea útil tanto a muy novatos y a intermedios.
En algunos temas, cuando preparo mis clases, tengo dudas sobre si algunas partidas son las que ejemplifican mejor un aspecto o una enseñanza que deseo trasmitir. Eso, con el material que Kasparov y asesores pondrán a sus suscriptores, es asunto resuelto. La selección de contenidos es impecable.
Pero, y siempre hay un pero, no veo nada innovador, o salvo muy contadas excepciones o partidas muy recientes, nada que no se pueda ya bajar en la red, aunque si muchos comentarios están muy claros, pero en el afán de abarcar más suscriptores, hay muchas cosas de nivel muy inicial, por lo que jugadores de torneos tendrán material muy valioso, pero pagarán también por material muy elemental.
Ahora, el problema es que no se ve nada que garantice o suponga garantizar que los suscriptores hagan verdadero estudio activo. Puede uno ver los videos casi dormido y no pasa nada, no exige del espectador mucho que digamos.
La generalidad de los libros de ajedrez que desde 1925 se utilizaron en la Unión Soviética estaban repletos de ejercicios, Algunos de hecho, unos 650 de los publicados en Rusia entre 1940 y 2017, son de hecho colecciones de posiciones a resolver, con un esquema más o menos similar: 5% de páginas de descripción de temas, normativas para el profesor para realizar los ejercicios, instrucciones para el estudiante guiado por profesor o autodidacta, 85% de páginas de ejercicios, 10 % con las respuestas y pautas o guías.
Esos libros de alguna manera estimulaban la interactividad, estudio activo. El  material no estaba tan fabulosamente seleccionado como el del nuevo curso de Kasparov, pero generalmente mucho muy bueno. Eran libros sumamente baratos.
Ahora los cursos de ajedrez en DVD se me hacen como lo que hacen los laboratorios con el acido fólico o el  folinico, que realmente producirlo cuesta igual, centavos, pero el fólico lo venden barato, mientras que el otro, con leves cositas añadidas, con cambios de nombre y usándolos contra el cáncer, lo venden a precios exorbitantes. O sea, los DVDs no tienen gran ventaja sobre libros que se bajan por internet gratis, aunque los DVDs también pueden bajarse; pero porque un gran maestro los lea en pantalla, sube el precio al 100 por uno. Pero el DVD tiene algo malo, predispone a la pereza, pues ni siquiera se hace necesario tomar el libro, leerlo, hacer el esfuerzo de ver en la mente las jugadas del libro, solo necesita uno poner el video, ver todo casi sin pensar. Al ser espectador casi pasivo, se pierde la ventaja principal del ajedrez: estar activo imaginadose en la mente, visualizando en nuestro razonamiento cada jugada, reflexionar sobre ello. La vista de la pantalla va dañando poco a poco al jugador en un hábito que evita salirse de la zona de confort.
El material de Kasparov es mucho muy bueno, y si se tiene la plata o la paciencia de descargar de algunos sitios piratas unos 7 gigas, como unas 12 horas de descargas en algunos países, no se lo pierda. Pero recuerde que se necesita algo para complementar para que sea útil a un jugador ambicioso por progresar. Algo que lo haga trabajar y hacer un estudio activo. Le falta el quinto dedo. Si no sabe a que me refiero, vea los artículos precedentes sobre el tema en mi blog. ¡No se pierda el curso de Kasparov y muchos otros muy buenos en la red! Pero no se olvide del quinto dedo y que hay que trabajar. Para superarse en ajedrez no hay atajo. Sangre, sudor y lágrimas son necesarios en toda disciplina y el ajedrez no es una excepción, es la comprobación de la regla.