8 jul. 2017

EN EL AJEDREZ, EL PLAN ES BASICO, TANTO PARA JUGAR COMO PARA ESTUDIAR.





De las observaciones de encuestas entre instructores que realice en las juntas en Ciudad de México y luego en León, Guanajuato en el Nacional Abierto y en diversos cursos, observé que solo el 23% de los instructores de ajedrez encuestados llevaban expediente de seguimiento de sus alumnos.
En el ajedrez es común que a uno lo busquen como entrenador jugadores que han tomado anteriormente clases con algún otro instructor o entrenador. Muchas veces buscan rebajas de precios, yo doy clases muy económicas, o por que sienten que el instructor anterior no les resultó conveniente o incluso les recomendó que para avanzar buscasen tomar clases conmigo.
El caso es que antes de hacerles examen de evaluación del estado actual de su ajedrez, les pregunto si es posible ver la copia del expediente que les llevaba su anterior entrenador. Es normal que al tomar nuevo tratamiento médico o cambiar de doctor o simplemente ante nuevas dolencias, el doctor solicite copia de su expediente médico. Es lo normal.
Pero en ajedrez, de cientos de casos, solo en dos ocasiones he podido ver un expediente de otro instructor o entrenador. En México y en países iberoamericanos, incluyendo Cuba, menos del 20% de los instructores lleva expedientes. Incluso el 23% que conté en mis encuestas parece cifra optimista, porque generalmente contestaron mis encuestas instructores con mucha experiencia. Hubo otros que no se prestaron a contestarlas, por el temor de que uno se diera cuenta de su mala preparación y de lo que si me di cuenta es de poco interés a evaluarse ante si mismo.
El caso es que sin expediente, sin plan de trabajo y estudio es muy difícil que un alumno progrese. La papelería requerida, ya sea en papel o virtual de base de datos, puede parecer engorrosa, pero es parte del trabajo. Una partida de ajedrez sin plan alguno, promete pocos buenos resultados, lo mismo un alumno a quien no se le lleva planes de estudio y agendas.
Al proponer mis programas de trabajo en la Secretaría de Educación Pública de México siempre presente todos los formatos que según yo se requieren para realizar una enseñanza de ajedrez con sistema. Gracias a ello recibí mucho apoyo para algunos proyectos y sigo logrando que algunos más se vayan cristalizando, pero lo que no he logrado es convencer a mis colegas mexicanos y  a muchos de otros países, que cumplan con ese requisito de la planeación del futuro de sus alumnos y que, de alguna manera, los padres también se involucren en el diseño y seguimiento de los planes.