7 nov. 2015

Cursos jugador entrenador, reclutamiento y organización.




La experiencia de atraer emprendedores a que trabajen en ajedrez como un medio de auto empleo y darles una preparación básica no en ajedrez sino en organización y el uso del ajedrez como posible herramienta pedagógica, es sumamente interesante. Eso de alejar del ajedrez su faceta deportiva, de quitarle ese aspecto competitivo, dejarlo como práctica intelectual y de herramienta en aulas y en hospitales o cárceles, es totalmente novedoso.
En los países que son tradicionalmente practicantes del ajedrez, la enseñanza del llamado deporte ciencia va con un enfoque competitivo. Se busca que la competencia con uno mismo y la confrontación con oponentes sea formadora de carácter y estimule el esfuerzo. Es una actividad de conflicto, de lucha, donde el éxito se mide por los triunfos, por las partidas ganadas y se reconocen a los más destacados exponentes del ajedrez como campeones.
Durante las últimas seis décadas en Alemania, Rusia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Armenia, Ucrania, Australia, China y muchos otros países el enfoque ha sido como deporte, como competencia y se han desarrollado sistemas de enseñanza y entrenamiento muy elaborados, en donde lo importante es preparar jugadores para que ganen partidas y así formen su carácter y se espera que estimulando al esfuerzo, mejoren sus maneras de razonar y sean mejores ciudadanos.
Pero este nuevo enfoque planteado para usar el ajedrez como herramienta pedagógica sin afán deportivo,  es una novedad que ninguna escuela de ajedrez conocida había planteado.
Ajedrez como empresa ante todo, parece un homenaje a Friedrich August Von Hayek, aquel austriaco que tenia al mercado como Dios. Con el sistema de precios pretendió justificar de modo natural el desenvolvimiento de una economía autónoma y no planificada para regular a la sociedad a través de la ley de oferta y la demanda.
Este enfoque da una nueva faceta muy interesante al ajedrez y lo pone al altura de las empresas más de moda actuales como los Casinos y los Netflix y etc. Para hacer una empresa de ajedrez, organizar torneos, clubes e incluso ligas y asociaciones no se necesita saber ajedrez, sino ser emprendedor y conforme se demanden servicios se buscará al personal que lo realizará, basándose en que cobren salarios los más bajos posibles y los usuarios, ya no discípulos o socios, sino usuarios, mientras mejor paguen, atraídos por variedad de servicios, mejor.
No se les alejará en base a que compitan y quieran ser jugadores competitivos. El nuevo enfoque propuesto es otra cosa. Si un club de ajedrez es rentable, tiene derecho a existir. Es venta y compra de un servicio.
Ahora que según anuncian hay varios miles de emprendedores de ajedrez ya capacitados, esos se dirigirán al mercado, pero , por otra parte, el enfoque antiguo requiere entrenadores y docentes que busquen que los participantes sean discípulos que aprendan el ajedrez competitivo, para aprender a pensar en el fragor de la confrontación de ideas que es una partida de ajedrez. No se buscan usuarios, se buscan, como en la vieja Europa, luchadores intelectuales que gusten del debate y del pensamiento crítico, discípulos ante todo, ya en un esquema de economía mixta, en que el Estado es responsable del desarrollo integral del individuo para que, en unión de los demás, formen una mejor sociedad y en consecuencia un mejor estado.
Aquí el problema es preparar instructores de calidad, y como eso lleva años, recurrimos a los que ahora son jugadores experimentados, que han logrado su excelencia más en base a su vocación y amor por el ajedrez que por la guía académica, pero la añoran y respetan.
Por eso los cursos que convocó por solicitud de organizaciones civiles y gubernamentales de ámbito federal primero,  y que poco a poco se permeará a los tres niveles de gobierno, y a organizaciones civiles totalmente nacionales, busca jugadores que ya demuestren estar involucrados como misión de vida a amar al ajedrez y quieren compartir las bondades de ese amor a sus semejantes, que serán para ellos no los clientes, sino los hermanos de afición, pues aquí lo que se trata es compartir una afición, hacer un proselitismo.
Claro que hay que ver como convivan los dos enfoques, porque uno ya demostró durante décadas su valor, y lo nuevo es lo que hace avanzar. Digamos que uno es de ideología mixta y el otro de un moderno y actual neoliberalismo. Ambos y muchos otros nuevos que surjan similares, deben conocerse, y ya sus efectos en la sociedad y no simplemente la ley de demanda y oferta, irá poniendo cada cosa en su lugar.
Ahora, aunque el enfoque de mis cursos son viejos y aun cargan sistemas que se originaron en Moscú 1925 con pensadores como el GM Carlos Torre Repetto y Avram Model, Romanovsky, Lasker, Nimzovich, y muchos otros; se basa en informática aplicada al ajedrez, teniendo como contenidos los de las escuelas rusas y ucranianas, así como la exitosa escuela cubana que ha superado a las de habla hispana como la Argentina, aunque la del Perú ha sobresalido y está casi a la par. También se toman en cuenta los mejores pedagogos de habla hispana, los de la escuela catalana que emigró a la América para enriquecerla.
En los nuevos locales  en Ciudad de México sobre Tlalpan a unos metros del Metro Viaducto se darán los cursos a jugadores – instructores de nivel arriba de 2000 de Elo y de educación superior, pero se continuarán cursos en varios estados como los realizados en Tamaulipas y Guanajuato, Veracruz, etc. Informes en chesscom@hotmail.com
Pronto habrá de diversos niveles.
En esos cursos se busca mejorar como jugador primero y paralelamente aprenderá como instruir a los demás, por eso se llaman cursos de jugadores instructores, para que quede claro que se formarán y desarrollarán jugadores de competencia. Subir de categoría competitiva y al mismo tiempo prepararse para ser docentes de docentes, pues a la larga prepararán a profesores de grupo de escuelas para que den a conocer el ajedrez a todo escolar y luego preparar a aquellos que les llame el querer ser competidores de torneos de un nivel cada vez más alto.
Invito a los interesados de otras entidades a que podamos contactarnos en el Festival en recuerdo de mi gran amigo, el GM Marcel Sisniega Campbell, en donde el 12 estaré en charla en mesa redonda con mi amigo Arturo Rentería (Xicotencatl) y Hugo Javier Vargas, para, en mesa de redonda tratar de acercar un poco el recuerdo de Marcel a las nuevas generaciones que no tuvieron la oportunidad de verlo en el tablero.
               

6 nov. 2015

Paradojas de la mercadotecnia del ajedrez.





Revisando material de ajedrez llegado de Europa, me sorprendió que la Megabase 2015 actualizada a noviembre de 2015, 50 actualizaciones a lo largo de 2015,  tiene mucho mas material en cantidad de partidas sin comentar y en partidas comentadas que la Megabase 2016, que según eso fue terminada en septiembre de 2015.  Dicen que la idea es que uno se actualice en línea, por supuesto para que le vendan más.
Luego en nuevas revistas en inglès como Modern Chess, descubro que es como extracto de una revista búlgara con mucho mas material.
Lo que si ha mejorado es el material del Chess Informant. He estado comparando la colección 1 al 125 de esta colección con la del Chessbase Magazine 1 al 168 y con la colección New in Chess 1 al 114 y el Informant sigue líder. Lo malo es que si uno junta el costo original de las colecciones la suma llega a los 7000 dólares, mientras uno puede juntar todo en un par de DVDS como lo hacen los “recopiladores” de San Petersburgo y lo comercializan en 30 dolares, o sea 0.3% del precio. En las versiones originales los meten en unos 240 DVDs lo que hace mas costoso y molesto tener la versión comercial, con DVDs casi vacios. Creo que así acaban con un mercado. Además hay quejas de que algunos DVDs están mal grabados. Claro que hay mas riesgos en errores en 240 DVDS que en dos.
Luego han salido muchas traducciones de libros de ajedrez escritos en ruso, y estas versiones en inglés y en español parecen cercenadas. Libros de 450 paginas los convierten en 200 pàginas, no se a juicio de quien hacen los extractos. Pasa como con el libro del GM Carlos Torre Repetto, el Desarrollo de la Habilidad en Ajedrez, con versiones de 40 paginas en español o en inglès, cuando la edición original fue del triple en ruso y ya era una reducción del manuscrito original de Torre que hubiera requerido 430 paginas en edición impresa.
Hay muchos libros rusos asi difundidos en otros idiomas, pero con estos recortes hace muy importante poder leer ruso. Muchos libros hay que estarlos modificando y adaptando para ser usados en clase…

3 nov. 2015

La zona de comodidad y los avances en ajedrez.





Decía Capablanca que había que cuidarse de los malos hábitos y que el entrenamiento debía ser balanceado y adquirir patrones de posiciones y no solo acostumbrarse a buscar lo táctico. 
Continuamente a Capablanca se le pedían opiniones sobre todo tipo de temas relacionados al ajedrez. Pero un estudio tan concienzudo de su manera de pensar en ajedrez como el que se realizó durante el Torneo Internacional de Moscú 1925 no se había hecho antes y no se hizo después, si bien durante el de Moscú 1935 también se le hicieron preguntas, pero estas fueron respecto a algunas interpretaciones que hicieron algunos entrenadores soviéticos a lo que dijo en 1935.
Hubo un grupo “oficial” de ajedrecistas, sicólogos y pedagogos que interpretaron las respuestas de Capablanca y otro grupo, integrado solo por ajedrecistas, que lo hicieron por su cuenta, sin ninguna encomienda especial, aunque si se publicaron sus observaciones por las editoriales del Estado Soviético.
La misión en 1925 era establecer el sistema más adecuado para enseñar ajedrez en la Unión Soviética en dos niveles: Nivel masivo y Nivel de Máximo Desempeño.
La idea era que el ajedrez debía darse a conocer a toda la población para que lo utilizase de manera que estimulara a razonar antes de actuar, a calcular las consecuencias de los actos. Debia desplazar a aquel ajedrez que se practicaba casi sin pensar, como jugando al azar. La idea era que si un niño podía concentrarse tres minutos en cada jugada, posteriormente no tomaría decisiones rápidas fuera del ajedrez, adquiriría el hábito de pensar cada cosa y sopesar cada decisión, aunque fuera la más intrascendente, al menos tres minutos…
El otro objetivo era lograr desarrollar jugadores del mas alto nivel para hacer destacar el nombre de la URSS como una nación líder entre naciones, en una actividad donde la capacidad funcional mental es evidente, en la que el azar muy poco interviene, si no que el éxito depende de la cultura del esfuerzo, de la motivación sana de lograr éxitos para que la emulación se despierte y toda la comunidad se supere. No vivir la vida fácil de conformarse con las medallas que se llevan en el pecho, si no que cada día ser mejor que lo que se era ayer. No para elevarse sobre los demás, sino para ayudarlos a subir. El que va adelante no puede avanzar si el de más atrás no avanza también.
Como Capablanca era el campeón mundial en 1925, era natural que fuera la inspiración para los primeros entrenadores y autores de manuales de ajedrez de la Unión Soviética.  Claro que el campeón anterior, Emanuel Lasker, también era fuente de orientación, lo mismo que la estrella más joven a nivel mundial, el mexicano Carlos Torre Repetto. Ese fue el trio, que junto a los doctos Rubinstein y Tartakover, nacidos en lo que fuera antaño el territorio del Imperio de Todas las Rusias de los zares y el líder del movimiento bolchevique de ajedrez Ilyin Genevsky, serían los modelos a seguir para las futuras estrellas del ajedrez soviético que dominarían la escena mundial en la segunda mitad del siglo XX.
Capablanca decía que había que resolver todos los días posiciones problemáticas de ajedrez, pero las que fuesen mas parecidas a las que se enfrentarían ante el tablero. Cuidarse de excederse en el estudio de posiciones tácticas, pues si no se resolvían también finales técnicos o situaciones posicionales, se corría el riesgo de buscar en toda posición posibilidades de sacrificios y combinaciones, a pesar de que no hubiese señales, indicios, que hicieran suponer la existencia de una oportunidad táctica. Al analizar todo tipo de posiciones, lo importante era acostumbrarse a buscar a qué tipo de posición correspondía la que se tenía enfrente.  En el ajedrez existen formulas, seguras y confiables, pero no tan absolutas que tengan que seguirse al pie de la letra siempre, pero si la mayoría de las veces.
Formulas y no reglas, y mucho menos leyes. Formulas que permitan manejar la búsqueda de la mejor jugada a seleccionar en un momento dado de la partida y que reduzcan al máximo los errores, al esquematizar la labor. Pero Capablanca apuntaba que hay que cuidarse en confundir las reglas con las formulas. Nada es fijo ni absoluto, excepto que hay que ser crítico con cada una de nuestras reflexiones. También prevenía contra la falta de pensamiento crítico, contra la impulsividad y la falta de tomarse el tiempo necesario para tomar un decisión o escoger que camino a elegir cada vez que nos topamos con un muro y hay que salir de nuestro mundo habitual, para buscar afuera, pues sabemos que nada brilla más que el sol que a veces sentimos ajeno.
Como norma, los entrenadores soviéticos debían estimar la capacidad funcional de todo discípulo en cada momento y poder así establecer la carga adecuada para sacarlo de su zona de comodidad, de lo que ya domina con facilidad y proponerle nuevos retos, para asi obligarlo a superarse y este siempre adelante, aunque sea un poco, de su zona de comodidad.
El continuo vencer retos, el que cada día se rompa un límite, el ponerse como misión ser hoy mejor que ayer, era la fórmula del continuo desarrollo, como lo explicaba  el GM Carlos Torre Repetto en su libro del Desarrollo de la Habilidad en el Ajedrez. Vencer aquello de “Con esto es suficiente” y cambiarlo por la frase “Siempre se puede más”.