28 nov. 2013

La formula de Henrik Albert Carlsen para ganar un campeonato mundial de Ajedrez.




El ingeniero Henrik Carlsen, de 50 años de edad y más de 35 de ser aficionado al ajedrez, ha sido pilar fundamental para que su hijo Magnus sea el nuevo campeón mundial.
Por supuesto que desde hace unos diez años, cuando su hijo tuvo éxitos internacionales impresionantes, ha sido objeto de entrevistas, y observación de parte de muchos que quisieran saber fórmulas aplicables a otros niños y jóvenes prometedores para el ajedrez.
Como es un jugador medio, nadie espera que sus fórmulas entren en el campo técnico sino en el de sicología en ajedrez.
Cuando se adentra uno en el estudio de la psicología del deporte, lo primero que tiene que reconocer es que las emociones óptimas para el mejor rendimiento son individuales” y que cada ajedrecista, y su entrenador debe buscar las suyas y entrenarse para rendir  al máximo con ellas.
No sirve prepararse mentalmente  de una manera igual a la que lo hizo un gran jugador exitoso, porque lo que sirvió a aquel, no le garantiza que un emulador repetirá su éxito, aunque si puede dar ideas de cómo hacerlo. De todos modos debe tenerse mucho cuidado, pues las emociones que son ideales para uno, pueden ser nefastas para otro.
Todo trabajo mental debe centrarse y ser específico para cada jugador y el entrenador y su pupilo deben entender cuales son las mejores emociones, tanto positivas como negativas, que pueden llevar a su pico de rendimiento al jugador. Incluso la interpretación de lo que es éxito puede ser diferente de un jugador a otro.
Un aspecto en que muchos entrenadores coinciden en que los padres tienen mucho que ver, suponiendo influyan normalmente en sus hijos y se pone énfasis es en el estudio de la ansiedad que sufren y su influencia sobre el rendimiento. Claro que las demás emociones tienen que ser incluidas. Se considera que hay cuatro tipos  de elementos principales según la escuela soviética de sicología, y que poco ha variado en Rusia en la actualidad.
1. Cambios fisiológicos en el Sistema Nervioso Autónomo, como ritmo cardiaco y presión sanguínea.
2. Tendencias hacia la acción, o sea tipo de respuesta. Una respuesta natural a un peligro o algo que cause temor es huir, pero se dice tendencias, porque alguien puede temer a una situación y le hubiera gustado evitarla, pero decide enfrentarla por considerar que la opción es peor, puede enfrentarla por presión social, o porque no soportaría lo que otros dirían y entonces compite obligado. Lucha, pero su tendencia natural era correr.
3. Experiencia subjetiva: lo que el individuo percibe conscientemente durante el episodio emocional. Tal vez se aleje de la realidad de otros, pero es su realidad.
4. Emociones tipo, como las positivas o negativas. Las positivas son aquellas que resultan placenteras ( alegría, confianza, relajación, calma, alerta) y las emociones negativas son aquellas incomodas, molestas ( miedo, enojo, ansiedad, preocupación, insatisfacción).
Así como cuatro elementos hay cuatro tipos en este último elemento: Unas positivas que ayudan a mejorar el desempeño, positivas que perjudican el desempeño, negativas que ayudan a mejorar el desempeño y negativas que perjudican el desempeño.
Esto es desde el punto de vista cualitativo, habrá que ver desde el punto de vista cuantitativo, o sea la intensidad de las emociones.
Trabajando en estas clasificaciones uno puede establecer en que elementos y en que tipos la actuación de un padre tiene un papel mas preponderante y luego se podría ver que hizo el Ing. Carlsen al respecto, aunque sea solo para dar una idea, pues como apunte antes, la fórmula exitosa para Magnus puede ser muy mala para otro joven jugador.
Magnus manifiesta que su padre lo apoyaba, no lo presionaba.
En nuestros países de carácter meridional, es común encontrar que el niño se siente presionado ante comentarios demasiado expresivos a menudo de sus padres, generalmente críticas no siempre constructivas, o incluso ya el jugador se siente presionado por la presencia del padre, pues el jugador sospecha que luego se transformará de espectador en jueces del niño o joven.
Algunos padres elevan tanto la presión con la infeliz práctica de  premios y castigos, sumamente intimidatoria, pues el jugador sabe que el trato que reciba después va de acuerdo a como salga en la partida o incluso como se desempeñe en un entrenamiento.
En lugares donde la prensa local se ocupa de las actuaciones de los niños ajedrecistas la cosa se vuelve a veces infernal.
Se ven niños muy felices porque los elogiaron en los diarios y sus papás muy orgullosos, pero los perdedores, necesariamente la mayoría, sufren terriblemente la diferencia de trato y poco a poco se alejan del ajedrez con fuerte resentimiento con su medio local.
Hay un Magnus Carlsen feliz, pero hay cientos de niños víctimas de las presiones de la prensa y padres unidos.
Por lo que observaron muchos durante el trayecto de Magnus al trono, la fórmula del Ing. Carlsen es impecable:
Desde el principio, cuando su hijo comenzó a jugar, buscó apoyo profesional y cuando sintió que lo tuvo, asumió un papel  lo más pasivo posible.
Apoyó la labor del profesional que enseñaba y entrena al niño, y
Colaboró con su hijo en todo , pero…
Evitando las promesas de premios ante un triunfo, solo los que cada torneo daba y cuando Magnus fallaba no encontraba el más mínimo gesto de molestia ni juicio sobre su desempeño.
Siempre fue espectador a favor y de amor incondicional a su hijo.  
Cariñoso en el grado normal de su manera de ser escandinava, solo fue severo con su entrenador sin que lo presenciara el pupilo, pero respetuoso.
No se puede decir perfecto, porque en algunas cosas ha tenido opiniones un poco raras, aunque comprensibles.
Ha sido muy concreto en los acuerdos con los que colaboran con su hijo, poniendo clausulas un poco draconianas de confidencialidad, pues no solo puso la vista en este match sino en el próximo cercano, un ojo fuerte en 2013, pero siempre pensando en 2014.
En mi caso personal, aunque observó un talento especial natural en mi propio hijo, si creo en la fórmula de Henrik Carlsen y confío en el manejo profesional de una sicóloga con gran preparación en su país, Cuba, y aunque a veces diferimos un poco ya que yo estoy más influenciado por la escuela rusa, ella tiene un título académico muy alto en la especialidad de sicología educativa y experiencia con niños pequeños y yo más bien puedo decir que mi experiencia principal es con jóvenes y no tengo acreditación en sicología, aunque si en ajedrez. Además ella es su madre y a la temprana edad de mi hijo, está mucho más capacitada, por mucho, para decir el cómo y el que. Además me temo que mi temperamento meridional no se adaptaría a actuar como el Ing. Henrik. Pero no deja de interesarme estudiar como el ingeniero ha motivado a su hijo, ya que la motivación, junto con la confianza, la concentración y el control de las presiones son pilares en la exitosa aplicación de la sicología en el ajedrez.

Fiebre por estudiar a Carlsen Campeón Mundial de Ajedrez.




Al menos tengo ocho libros nuevos que me han llegado sobre el GM Magnus Carlsen, y parece que vendrán más, pues las editoriales ven como buen negocio ofertar libros con títulos como “Aprenda de Carlsen, nueva estrella del ajedrez mundial” o “El Imbatible Carlsen, prodigio juvenil del Ajedrez”, etc. Por supuesto ya una pequeña editorial me propuso hacer un libro al respecto. Y como tengo mucho material acumulado, ya podría hacer no uno sino varios.
Artículos aquí y allá han aparecido por toda la internet y diversas revistas, muchos de ellos escritos por entrenadores y teóricos muy reconocidos. Realmente me he tomado mucho tiempo estudiando dichos artículos, pues algunos francamente son muy buenos y me han iluminado mucho sobre algunos temas que, o no conocía bien, o no había recapacitado en ellos.
Me habían encargado hiciera una serie de artículos sobre sicología en ajedrez y la parte que esta jugaba en el ajedrez de Carlsen, por ello había recopilado unas 32 entrevistas que le habían hecho a Carlsen directamente, videos de programas en TV y en prensa escrita principalmente, así como 5 a su padre y 11 más a personas que trabajaron con Carlsen, además de 3 artículos dedicados al ajedrez y a Carlsen de analistas especializados en performance del departamento de sicología de la principal universidad a distancia de la Federación Rusa, (nombre oficial de Rusia),y otros 6 de la misma universidad sobre performance y excelencia en deportes individuales.
El caso es que todo en las últimas cuatro semanas ha sido analizar y estudiar partidas de Carlsen y de sus antecesores, como Capablanca y Andersson. Y un poco sobre el GM Agdestein, pues no cabe duda que este entrenador ha estado muy cerca de Carlsen.
Algunas clases de mis cursos ya se han visto influenciadas por la dedicación al tema de Carlsen e incluso he aprovechado ejemplos de su juego y el de Capablanca y Agdestein para ilustrar diversas ideas. Y seguramente, como no he tenido tiempo para ver a otros jugadores, seguiré alimentando las próximas clases, desviándome un poco de lo que ha sido mi fuente habitual, el ajedrez soviético y sus métodos de enseñanza y las de las escuelas derivadas como son la Rusa, la Ucraniana y la Azerí.
¿Qué tan bueno es este boom de libros y artículos sobre Carlsen? El aspecto comercial es positivo pues ya veo niños con libros sobre Carlsen bajo el brazo, aunque la osmosis no es un fenómeno reconocido en el estudio del ajedrez, ya veremos los progresos de estos “sobacos ilustrados”.
El caso es que se están vendiendo, pero para la mayoría es como tratar de entender a Einstein sin tener idea de Newton, pero como Paulo Reglus Neves Freire afirmaba, a veces lo doctoral no es necesario, y creo que aunque no existan sólidas bases de conocimiento previo, como las partidas de Carlsen tienen ese sentido común que hacía accesibles las partidas de Capablanca, es muy posible que capten una buena dosis de instrucción los villamelones que han tenido como tercer o cuarto libro de su vida uno sobre Carlsen, con títulos rimbombantes como “Mozart del Ajedrez” o “El Batman de los Escaques”.
La motivación para leer un libro a veces es más importante que elegir el libro más adecuado para nuestro nivel. Recuerdo que a los 9 años me leí varios libros escritos por Cook sobre sus viajes al Pacífico, donde hablaba de Azimuts y coordenadas, términos de marinería avanzados que, aunque el libro estaba en castellano, me sonaban a chino. Pero a los 11 años parecía aspirante a Capitán de navío y finalmente derive con el tiempo a estudiar navegación más formalmente y he dado muchas conferencias sobre temas navales militares. Esa afición creció y aunque parecía ridículo que estuviera estudiando libros que normalmente eran reservados a especialistas sin haber leído ni un manual básico de geografía, no puedo decir que el tiempo dedicado a ello no fuera útil. Pero con una buena guía ese tiempo habría podido rendir varias veces más frutos. Por ello es muy importante la guía de alguien experimentado para saber que leer, en que orden leerlo y como leerlo. Pero la motivación pesa mucho.
Lo que puedo decir es que afortunadamente Carlsen es muy instructivo y los que influyeron en él, así como sus modelos Capablanca y Andersson, lo son aún más, y el cumplir con las tareas que me encomendaron y que hicieron que estudiase tanto a Carlsen, me dejaron mucho más que lo que tuve que emprender al estudiar a la campeona mundial femenil actual, pues aunque la gran maestra china tiene excelentes resultados, para nada es instructiva, aunque las ideas sobre el ajedrez de varios entrenadores si lo son, y estudiarlos desde el punto de vista de “comprender al enemigo”, si me dejó un acervo de experiencias valiosas, pero nunca como lo que ha sacado de la experiencia “Chennai”.
De los libros sobre Carlsen, recomendaría así de golpe el de Agddestein y luego el de Collins, de artículos los que ha sacado Karpov y Sveshnikov. Pero hay otros que no me han gustado para nada, demasiado comerciales y vendedores de falacias, y estudiarlos sería como examinar el cerebro de Broca. Me quedo con los que estudiaron el cerebro de Einstein, los que disectan con sistemas y muestran, o tratan de mostrar el algoritmo de Carlsen, sobre todo el que utiliza para jugar posiciones de medio juego sin damas, pues es increíble como Carlsen pasa de posiciones de medio juego casi sin ninguna ventaja y en la transición al final logra conformar las cosas de tal manera que ya el final es superior y como la jutía, no suelta la presa.
Se podría hacer un libro con solo posiciones a partir de la jugada 30, y decir: “Carlsen juega y gana a partir de esta posición pareja” Ahora bien, las partidas de Capablanca siguen siendo mucho más instructivas que las de Carlsen, porque como Capablanca enfrentó jugadores de más diverso nivel y a veces mucho muy inferiores a él, podía ejecutar completos sus planes y darnos una buena clase de cómo ganar esas posiciones, mientras que Carlsen, con tanto torneo de élite que juega, sus oponentes muy fuertes no le permiten tanta libertad y no queda muy claro para el que no es experto como fue ganando la partida y la lección así es más oscura. He observado en cambio que muchas partidas jugadas por Carlsen en simultaneas y en blitz son muy instructivas.
El caso es que está de moda estudiar a Carlsen y es una buena moda, siempre que uno no caiga en las manos de los autores demasiado comercializados. Como Bucanero comentó, acuérdese que la piratería no es un mero “delito”, es un necesario truco para la sobrevivencia.

26 nov. 2013

Las diferentes crónicas sobre el asalto al trono del ajedrez por Carlsen




Con la oportunidad que caracteriza a muchos autores de libros comerciales de ajedrez, ya han aparecido varios libros con títulos similares a “El asalto de Carlsen al trono del ajedrez”. Lo que no extraña nada ya que infinidad de partidas de Carlsen han sido comentadas y publicadas tanto en libros y revistas como en los numerosos sitios web alimentados por los mejores comentaristas de ajedrez del momento.
Como Carlsen fue evaluado por muchos entrenadores, muchos de manera oficiosa y otros profesionalmente, se han publicado ya muchas descripciones que fundamentan en que se fundamento el ascenso al trono mundial del ajedrez de Carlsen.
Muchos libros sobre Carlsen ya han sido publicados y aunque mas bien son colecciones de partidas comentadas y no descripciones de los métodos y del Know How que explique claramente cual fue su camino al trono, no por ello dejan de ser de enorme interés para instructores e incluso para padres de ajedrecistas talentosos.
El libro que me parece más importante en tomar en cuenta es el escrito por el GM Simen Agdestein , uno de los primeros “mentores” de Carlsen y hermano del manager del nuevo campeón, Espen Agdestein.
Aunque no es un libro que analiza los comos y los porques sino simplemente describe el camino que se siguió y lo que ha ido sucediendo, permite leer entre líneas bastantes evidencias para que uno pueda identificar e interpretar esos comos y porques.
Varios sicólogos puestos a caracterizar a Carlsen con el fin de, ya muy adelantados al futuro, como alguna vez se hizo con Fischer, preparar a sus pupilos para vencer al nuevo campeón, han identificado las fortalezas de Carlsen.
Cuando ve uno ese estudio, la primera pregunta fue: ¿y sus debilidades?  La contestación fue que como por su edad está en plena evolución  muchas debilidades se irán desvaneciendo en corto tiempo y es más benéfico considerar sus fortalezas y trabajar sobre ellas para orientar a los futuros contendientes.
Claro que el primer beneficiario de esos estudios será el ruso que potencialmente puede ser el primer retador al trono de Carlsen, el GM Vladimir Kramnik, pues los otros rusos que se espera aspiren a contenderlo son aun muy jóvenes, la mayoría 5 años por lo menos menores que el campeón.
Que sea Kramnik o no el próximo retador es otra discusión y digamos, otro documento.
El que ahora me importa es el que describe las principales cualidades de Carlsen, que seguramente resaltará estupendamente alguno de los libros que ya circulan, como el citado del Asalto al Trono, en que el GM Kotronias y el GM Aagaard aumentarán su ya numerosa bibliografía, compitiendo con los más prolíficos autores de estos días, como Soltis.
¿Qué es lo que más llama la atención de la personalidad de Carlsen? Primero que nada su determinación. Recuerda a la de Fischer, pero esta se expresa de manera más sana, pues no es un hombre contra el mundo, sino un equipo reunido alrededor de una persona que convierte en tarea común colaborar para que gane un campeonato mundial individual. Más que tareas nacionales, como eran las tareas de los jugadores soviéticos, son tareas “corporativas”. El equipo lo arropa, lo aisla de toda distracción y colabora para reforzar su determinación, su confianza en si mismo y le quita las preocupaciones mundanas que puedan  mermar en lo más mínimo su energía. Primero la familia fue su equipo, con padre, madre y hermanos unidos y cultivando cuidadosamente su desarrollo, poco a poco acercando a Magnus otras personas que compartieran la meta, seleccionadas con sumo cuidado, aunque si hubo la clásica prueba  y error, que es natural pues los padres al principio no tienen bases para seleccionar mentores e instructores capaces y tuvieron que lidiar con dos o tres charlatanes, pero tuvieron el buen tino, la suerte, o que se yo, de dar pronto con uno más o menos adecuado, como el GM Agdestein y posteriormente toparon con otros jugadores con verdadera vocación de entrenadores.
Pero gracias a un arranque mas o menos afortunado, Magnus progreso rápidamente y logró la atención de quienes realmente lo ayudarían, aunque en eso se perdieron quizás un año y medio o más.
Si comparamos con el caso de Fabiano Caruana, la familia Carlsen se tardó mucho en detectar el entrenador adecuado, pero Magnus tiene otras cualidades que Caruana no tiene y que a la larga pesarán más. Pero hay que aceptar que el italiano ha tenido mucho mejores entrenadores en su inicio que Carlsen.
Pero la determinación de Carlsen ha sido cuidadosamente aumentada y si bien la mayor parte puede ser atribuida a su carácter natural, sus familiares supieron estimular de manera efectiva tal determinación. Carlsen ha podido concentrarse totalmente, sin distracciones, en su labor. En el match de Chennai era imprescindible aislarlo de cualquier influencia extraña a su tarea, y en eso su equipo “formal” cumplió a cabalidad. Sospecho que hubo también mucho trabajo de “inteligencia” de su equipo “auxiliar”, pues se cuido cada detalle, sobre todo de cosas como informarse perfectamente de cada periodista que pretendía acercarse, o de paparazzis que pudiesen perturbar los breves momentos de relajación del aspirante al campeonato mundial. Se anticiparon a todo, y si bien algunos del equipo tuvieron que enfrentar retos como adaptarse al contexto de Chennai, no lo tuvo que hacer Carlsen, así que rindió como si hubiese estado en Oslo, o mejor, diría yo.
Ahora que aunado a su  determinación, su estabilidad emocional es muy fuerte, sin altibajos, serena y tomando al triunfo y a la derrota como dos impostores, como diría Kipling. Aunque como la derrota la conoce poco de unos años para acá, si era de esperarse que pudiera su psique sufrir pequeña crisis ante la primera derrota en el match. Suponen los sicólogos que lo han estudiado que hubiera podido sobreponerse, pero que era mejor el camino del mínimo riesgo, de las muy pocas victorias y las muchas tablas, en lugar de arriesgar ir por los muchos triunfos y alguna derrota, pues por su edad e inexperiencia relativa, pudiera no reaccionar adecuadamente.
Es muy controlado, pero como ha sido cuidado desde pequeño contra el fracaso, quizás no este golpeado lo suficiente como para salir avante ante un fracaso muy sentido. Se le supone muy fuerte y seguro emocionalmente y bien pertrechado por su familia, pero su carácter ante el fracaso, es una asignatura por acreditar.
Los que ya preparan a Kramnik sugieren que si este logra el primer triunfo en su futuro match, el ruso tendría grandes oportunidades de retomar el título. Suena a mucho futurismo, pero en fin.
Carlsen en la partida 13 del torneo de Candidatos resistió relativamente a la presión, pero todos recordamos que tanto Kramnik como Carlsen tronaron al último y ninguno de ellos se alzó con un triunfo convincente y se tuvieron que conformar con el empate. A los dos les fallaron los nervios, pero Kramnik se vio en ese aspecto un poco mejor que su joven oponente.
Pero Anand en el match fue muy inferior en ese aspecto de estabilidad emocional que Carlsen, pues se vio poco seguro de si mismo en varios momentos crucales del match, como en partida tres, donde estuvo cerca de ganar su primera victoria.
Carlsen tiene excelente técnica y la combina con una objetividad y una decisión de no tomar atajos, sino de ganar las partidas por el camino largo, aunque eso signifique un trabajo laborioso. Cree en el fruto ganado con gran sudor y no gusta de eludir el esfuerzo y ser premiado con el aplauso fácil. Juega, dicen los analistas, no para crear obras de arte, pero si producciones que lo enorgullezcan por resistir el examen cuidadoso y al detalle de los especialistas.
No gusta de ganar partidas con sacrificios brillantes que le den popularidad como la que lograba Tahl, si esto significa que después alguna computadora demuestre que hizo un sacrificio inexacto y que ganó gracias a las debilidades humanas de su oponente.
Pero sabe que la intimidación es un arma y la ha empleado con jugadas de doble filo que no rebasen cierto límite de especulación, sino que sean aceptablemente correctas, pero siempre agresivas e intimidatorias, pero la prioridad es que resistan un control de calidad práctico. Sabe que lo perfecto es enemigo de lo bueno, pero que lo bueno debe ser suficientemente bueno para dignificar al que lo realiza.
Desgraciadamente los libros que van apareciendo son más crónicas que análisis  y poco orientan de lo que mas nos interesa: ¿Qué podemos aprender de Carlsen y que transmitamos a nuestros pupilos? Son libros hechos con visión de testimonio periodístico y valiosos sin duda, pero no ilustrativos. Esa exégesis habrá que esperarla, aunque ya muchos la elaboran para sus círculos cercanos. El tiempo nos dirá cuando Carlsen tendrá su Saulo y sus apóstoles.  Ojala no pase como Fischer, que no contó con su metodólogo y su legado corre el peligro de perderse. No todos tienen la suerte de Morphy que lo interpreto magníficamente Steinitz, o como Keres, que Neishtadt desarrollo una verdadera “universidad Paul Keres” en base a sus producciones, o loque hizo Kotov con Alekhine, aunque este, como Capablanca, supo interpretarse a si mismo bastante bien.

25 nov. 2013

Carlsen y los modelos de jugador.




Uno de los mejores métodos para mejorar la fuerza de juego es elegir como un modelo a un jugador de primera línea y gran prestigio y analizar con profundidad sus partidas. Si después de estudiar sus partidas  e identificar su manera de tomar decisiones ante las encrucijadas, las aplicamos en nuestras propias partidas, contaremos con una excelente guía para orientarnos en las posiciones que enfrentamos. Respondiendo a preguntas como : ¿Qué es lo típico sobre este jugador? Y ¿Porqué él es tan exitoso? Uno puede trabajar esas características en su estilo de ajedrez. Emulando sus métodos podemos lograr éxitos deportivos significativos.
Con la llegada de Carlsen al trono mundial, muchos jóvenes querrán emularlo y yo veo eso sumamente positivo, ya que estudiarán sus partidas y les será notorio que gana construyendo poco a poco sus triunfos, de manera laboriosa y sumando pequeñísimas ventajas y parece tomar control de la partida repentinamente, casi sin que se note. Aprenderán de que no hay atajos para lograr el triunfo y que el esfuerzo paga más que aguardar a que el golpe de fortuna, en la forma de un descuido grave del contrincante nos de la victoria.
Verán que identificar la menor imprecisión del oponente se va explotando poco a poco siempre  que logremos erradicar casi completamente nuestras propias imprecisiones.
Una época donde se observó un generalizado salto de calidad en el ajedrez mundial fue cuando Capablanca venció a Lasker. Pocos entendían a cabalidad la manera de jugar de Lasker, pero la de Capablanca era mucho más clara y muchísimos jugadores lo querían imitar.
Esperemos pase lo mismo con Carlsen, que los entrenadores identifiquen y describan su algoritmo de jugador, para poder así imitarlo al jugar posiciones técnicas que maneja el noruego a nivel elevadísimos de excelencia.
Con Capablanca no fue difícil dilucidar su algoritmo y hoy día el algoritmo, paso por paso,  lo siguen muchos jugadores y lo enseñan muchos entrenadores. Carlsen puede ser un modelo con su algoritmo como lo fueron los grandes campeones como  Rubinstein y Andersson.
Estudien las partidas de Carlsen y las de Andersson y Rubinstein , copien sus métodos, identifiquen su algoritmo y seguramente mejorarán en mucho su técnica y la manera de tratar las llamadas posiciones técnicas.
En los cursos que doy frecuentemente cito ejemplos del juego de Andersson y sobre todo Capablanca, pero desde hace un par de años me he topado con partidas de Carlsen sumamente instructiva sobre los mas variados temas estratégicos y creo que bien se podría elaborar un manual donde la temática podría ser:
1) Evaluación de posiciones.
2) Preparación de Aperturas.
3) Visión Combinativa
4) Técnicas del cálculo de variantes
5) Juego estratégico y planeación
6) Restricción de piezas y peones.
7) Algoritmos
8) Finales.
9) Métodos de enseñar ajedrez
10) Estructuración de procesos de entrenamiento
Esos capítulos también podrían hacerse en base de partidas de Andersson o Capablanca, pero, curiosamenre,  también son los capítulos de libros habituales y manuales oficiales de preparación que se publicaron en la URSS, sobre todo los indicados para preparar a jugadores entre 1900 y 2200 de rating, para quienes las partidas de Carlsen pueden ser altamente instructivas. Para jugadores de menos rating es mejor comenzar con Morphy, Capablanca y finalmente Rubinstein, luego pasar a los modernos Carlsen, Andersson y, por supuesto Karpov. Podría agregar que para pasar de Capablanca a Andersson, serían muy instructivas las partidas del GM Salo Flohr y del importantísimo Oscar Panno.