20 jul. 2013

La Falta de “Academia”



Los entrenadores soviéticos comentaban la falta de cultura de los ajedrecistas occidentales y como los afectaba para cumplir las expectativas que su talento prometían.
Era cuando el talento se definía como las cualidades innatas que facilitaban desempeñar una tarea, o realizar un arte, aprender algo, etc.
Ahora hay una definición mas amplia sobre el talento y no se limita a lo que “Natura dio y que Salamanca no presta”.
Muchos ajedrecistas occidentales que eran muy jóvenes cuando aún existía la Unión Soviética parecían tener talento, según la definición antigua, para llegar a ser contendientes para el campeonato mundial, pero por ser producto de entrenadores empíricos y por no seguir programas diseñados de entrenamiento sino simplemente estudiar aleatoriamente, no llegaron a la cumbre y fueron desplazados por jugadores producto de entrenadores de escuela. Su falla, decían los entrenadores, era la falta de “Academia”.
Uno de ellos era el GM Loek van Welly, que desde su adolescencia, cuando aún existía la URSS, era una gran promesa y que confesaba:
"Fischer, es anterior a mi generación, realmente no he estudiado sus partidas" GM Loek van Wely
Como dice un comentarista:
“La anterior cita, la tome de una entrevista realizada a por la entonces joven figura en ascenso. Siempre me pregunte, de haberla leído, que le hubiera dicho y/o pensado Mikhail Botvinnik respecto del joven maestro. De seguro, nada bonito saldría de boca del patriarca”.
Ahora muchos jugadores occidentales han llegado a pelear por los mas altos puestos del ajedrez gracias a que al desaparecer la Unión Soviética hubo una diáspora de jugadores y entrenadores exsoviéticos que han colaborado a que el sistema, la “Academia” del ajedrez soviético tuviera “sucursales” en muchas partes del mundo. Cada vez hay más federaciones que tienen sistemas muy similares a los soviéticos en sus programas de estudio y se observa cada vez más una formación “académica” en los jugadores occidentales y una proliferación de libros con “enfoque soviético” en idioma inglés. Incluso se han rescatado viejos textos soviéticos de hace más de 50 años y han sido traducidos y publicados en inglés, lo que ha contribuido a disminuir ese empirismo entre jugadores y entrenadores y a la creciente profesionalización responsable de docentes del ajedrez, disminuyendo el que los niños occidentales corran el peligro de no cumplir los sueños que su talento y vocación prometieron a sus ansias. Aunque suene a tango.

Cursos para instructores.




Ya que el nivel del ajedrez infantil y juvenil está ligado estrechamente a la calidad de la guía e instrucción que reciben de los ajedrecistas más experimentados, debiera ser preocupación de padres y autoridades de que la oferta de instructores realmente capacitados fuera suficientemente amplia para satisfacer las necesidades y demandas ya manifestadas de personal profesional.
Pero como actualmente el 90% de la oferta de instructores se satisface de jugadores prácticos auto preparados y auto denominados como instructores, el que progrese un joven ajedrecista depende de su buena fortuna, ya ni siquiera del poder económico de su familia o del apoyo de su entidad federativa. Hay instructores empíricos caros y malos.
El panorama en el ajedrez es como cuando comenzaba la medicina: muy pocos médicos egresados de facultades y una gran cantidad de curanderos, médicos brujos, charlatanes, auto iluminados y místicos auto engañados.
Si estaba mal de salud en el Medioevo, podía caer en manos de un gran médico, lo menos probable y común, o en las garras de un fraudulento curatodo que lo ayudaría a acelerar su camino a la sepultura. Era cuestión de suerte y lo más común era coincidir en el momento equivocado con la persona equivocada.
Por eso muchos niños con talento, que abunda en este mundo, quedarán frustrados en sus sueños, lo que abunda en este mundo; gracias a personas de buena fe pero que los harán victimas de su ignorancia, como ellos mismos son victimas.
No hay mas solución que tratar de aumentar los cursos de capacitación y que estos sean respaldados y vigilados por conocedores, no solo de ajedrez sino de métodos de enseñanza. A veces parece una raya en el agua, pero uno debe hacer lo que está en su mano y no detenerse porque sepa que la tarea es enorme.
En lo que va del año he podido convocar a cursos del primero y segundo módulos de 60 horas de las 180 horas de capacitación que las autoridades educativas consideran como mínimas para la capacitación de instructores para escuelas públicas de educación básica y media, en la Ciudad de México, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, además de los cursos a distancia que están aún en trámites de acreditación por la SEP y organizaciones internacionales, en tres países de Iberoamérica.
El más reciente fue a principios del mes de julio en Nuevo Laredo, donde impartí cursos del primer módulo y del segundo módulo.
En el DF estoy por convocar a cursos del segundo módulo a los que aprobaron el curso del primer modulo a principios de año y posiblemente convoque a otros cursos del primer modulo cuando el presidente de la asociación de ajedrez del D.F., el MF Ibrahím Martínez lo acuerde con los dirigentes de los diferentes clubes de su agrupación, como se ha hecho en los dos cursos anteriores que efectúe en la Ciudad de México.
Gracias al apoyo de autoridades del gobierno del estado de Sinaloa veo cada vez más cercano el establecer un sistema de enseñanza a distancia reconocido por el gobierno de México y las organizaciones internacionales educativas a las que está afiliado, para ofrecer cursos a distancia a todos los países iberoamericanos con reconocimiento oficial que sea valido ante las autoridades de sus países respectivos y puedan trabajar sin trabas legales y sobre todo con una capacitación mínima para que sean factor de progreso para sus pupilos y no obstáculo para ello, como  a menudo, para desgracia de muchos pequeños, sucede.
En las 180 horas de instrucción del curso inicial de instructores se incluye todos los contenidos de las 15 horas de instrucción que la FIDE coloca en sus cursos para dar título de instructores y de FIDE Trainer en su sistema que parece más de “Fast Track”, para acreditar a los que la FIDE piensa que ya tienen experiencia suficiente para ser entrenadores o instructores, dependiendo de la manga ancha que decidan emplear sus fiscales de calidad.
Por cierto que al traducir el libro que la FIDE distribuye en inglés a los que toman sus cursos de 15 horas, termine por hacer una serie de agregados y prácticamente de traducción al español paso a ser a “una variación ampliada sobre un tema de los autores” como dicen en la música…

Los cuadernos de mayor éxito.



Como experimento estuve promocionando cuadernos impresos en algunos torneos locales y los que tuvieron mas éxito de ventas y merecieron más elogios fueron los siguientes:
“ Lo que los instructores de ajedrez no quieren que sepan los papás de ajedrecistas”
“El libro de las fórmulas del ajedrez”
“Como estudiar aperturas de ajedrez y no morir en el intento”
Ahora estoy trabajando en su versión de ebook y en la biografía del GM Carlos Torre Repetto cuyo título aun está entre varias opciones.
La vida de nuestro más afamado jugador de ajedrez ha llamado la atención de muchos autores. Recientemente en la revista “New in Chess” apareció un articulo extenso sobre el gran maestro yucateco que concluyó su carrera ajedrecística a los 21 años de edad, cuando ocupaba el quinto lugar mundial. En dicho artículo citaron reiteradamente varias de mis investigaciones sobre el tema, pero debo decir que mucho de lo que he escrito sobre Torre y las razones para su retiro del ajedrez internacional, son una punta de un iceberg que poco a poco se ha ido revelando conforme algunos archivos oficiales, por razón de las leyes de transparencia gubernamental se van abriendo a los investigadores históricos.

Niños y computadoras. Estudiar ajedrez desde los libros sin tableros. Cuatro sugerencias de entrenador.



Se lee en revistas científicas sobre enseñanza:
Hay evidencias de que en la educación básica la computadora no es necesaria y es preferible que en esa edad los niños aprendan sin ellas.
Recientemente el diario Le Monde informó que expertos prefieren que sus hijos vayan a escuelas en las que no usan computadoras. Es el caso de profesionales de Silicon Valley, en el norte de California, donde prefieren que, por lo menos en las escuelas, sus hijos estudien sin ellas. ¡Y Silicon Valley es el centro líder para innovación y desarrollo de alta tecnología, en Estados Unidos¡
La Waldorf School de Peninsula, cerca de la zona, es una de las escuelas que eligen los hiperconectados empleados de Google, Apple y de otras empresas de punta de la computación para que sus hijos se eduquen alejados de pantallas. Tres cuartos de alumnos inscritos en la Waldorf son hijos de personas que trabajan en las nuevas tecnologías. La gente se pregunta por qué, cuenta Le Monde.
Ese periódico recoge el testimonio de un padre, Pierre Laurent, quien trabaja para Microsoft hace 12 años y eligió esa escuela porque no confunde informática con aprendizaje humano. La computadora no es más que una herramienta, y quien sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos, dice.
Acerca de si le preocupa una posible desventaja de sus hijos por posponer el uso de computadoras, Laurent responde: No sabemos cómo será el mundo dentro 10 o 15 años; las herramientas habrán tenido tiempo de cambiar muchas veces.
Muchos instructores gustan de enseñar a los niños ajedrez con solo programas de computadoras que son muy entretenidos para ellos pero no necesariamente instructivos de manera proporcional al tiempo que se ocupa en ellos. Por eso los “Fritz para niños” a lo largo de sus ocho años de existencia no han tenido el efecto prometido para sus usuarios y ahora se considera un recurso fácil más para un instructor que desea aligerarse la carga de trabajo sin preocuparse de la eficacia en la instrucción de sus pupilos.
Son como aquellos instructores que fomentan el blitz en sus clases, olvidándose que en el ajedrez el juego es pensar.
Como los ganadores hacen lo que los perdedores no quieren hacer, hay tres cosas que se pueden hacer para mejorar de golpe en ajedrez:
Estudiar libros de ajedrez sin usar tablero y piezas, entrenándose poco a poco a visualizar el tablero en la mente.
No jugar blitz sino solo partidas con tiempo suficiente para realizar un proceso completo de razonamiento.
Resolver posiciones tácticas todos los días ya sea en pantalla estática o mucho mejor desde hojas de trabajo o revistas.
Por último, trate de estudiar ajedrez con libros no escritos en su lengua materna, sino en su segundo idioma, eso lo obliga a reflexionar más en cada palabra y de esa manera aprende más rápida y profundamente.