28 feb. 2013

Avanzar en ajedrez. Una razón de porque no se logra. ¡No hay atajos!




Hablando de la depresión, Martín Seligman, (expresidente de la American Psychological Association, quien  liderea actualmente una auténtica revolución dentro de la psicología, que hasta ahora se había centrado casi exclusivamente en los traumas, trastornos y patologías de la mente. Frente a esta psicología “negativa”, Seligman ha fundado el movimiento de la psicología positiva, que estudia las emociones placenteras, el desarrollo de las virtudes y la búsqueda de la felicidad. ) a la pregunta de que porque hay mas personas con depresión que en hace cincuenta años dice:
“Nadie lo sabe a ciencia cierta, aunque yo tengo mi hipótesis. Creo que influyen varios factores. Uno es que la gente tiende a tomar atajos para conseguir el placer: las drogas, el sexo sin amor, la televisión, las compras. Y no soy tan moralista como para sugerir que la gente no haga estas cosas, pero si alguien basa su vida exclusivamente en atajos y descuida los otros aspectos de su vida, como el desarrollo personal o el sentido que da a la vida, acabará sacrificando su felicidad a largo plazo. El problema es que cuando más rica sea una sociedad, más atajos existen”.
No hay atajos para la felicidad, como dice la película, y está claro que para jugar bien ajedrez tampoco hay atajos. Para avanzar en ajedrez uno tiene que realizar muchas cosas que requieren esfuerzo y tiempo, paciencia, mucha paciencia. Y ahí está el problema, nos cuesta mucho posponer el gozar de algo agradable y buscamos el atajo. Y si no nos damos cuenta de que el atajo no existe, tomaremos muchos senderos que son más largos que el camino principal y que, muy frecuentemente, no llevan a ningún lado.
Mientras nos neguemos a aceptar que hay que pagar el precio justo, que no hay gangas, no lograremos nada y a la larga solo nos quedará el  resignarnos que perdimos mucho tiempo en esos senderos engañosos y que debemos retomar el camino real, aunque no sepamos cuanto tiempo nos queda…

26 feb. 2013

Antología y Cuaderno de trabajo basado en 400 libros de Ajedrez.




Al estudiar cualquier disciplina necesitamos un guía que nos diagnostique donde estamos y establezca donde podemos llegar en base a eso. Después nos indicaría que hay que hacer y cómo hacerlo, así como dar seguimiento a nuestro progreso, para luego hacer monitoreos y redireccionamientos.
En ese proceso hay que cuidarse del síndrome Pigmalión, en que la opinión que de las potencialidades del alumno tiene un entrenador puede influir positivamente o negativamente sobre el pupilo. Una forma de evitarlo es no dar prematuramente al estudiante los resultados del diagnóstico inicial, sino muy posteriormente al inicio de la labor y solo parcialmente. De esta manera las cosas tienen más posibilidades de ser objetivas, aunque la subjetividad no será vencida, y que bueno que así sea. Por ello es muy importante que el entrenador sea un optimista.
Pero ¿qué pasa si no contamos con un entrenador de planta para nuestra labor? En los países en que la demanda por entrenadores supera la oferta de ellos, se requieren crear guías generales de trabajo, consistentes en: herramientas para hacer autodiagnósticos, antologías y cuadernos de trabajo y luego herramientas para hacer monitoreos.
Con esa idea hice una recopilación de 400 libros, los pase a chessbase, hice tres antologías que comprendieran partes de unos 30 libros seleccionados de esos 400 en promedio por antología, y cuadernos con ejercicios y otros cuadernos con cuestionamientos para diagnósticos y monitoreos con el fin de ofrecerlos a organizadores de clubes o a jugadores individuales para que trabajen de manera casi autodidacta, si bien les abro la posibilidad de hacer de vez en cuando preguntas via email.
Dado que he tenido experiencias desagradables con envíos de DVD por correo, en que a veces he tenido que hacer 5 envíos del mismo material para que llegue al menos uno, aumentando mucho los costos, sobre todo para tres países: Colombia, Perú y Venezuela; he optado que los paquetes deben poderse envíar email, por ello en lugar de hacer las antologías en PDF las pase a chessbase y para no infringir mucho las reglas de derecho de autor, los 400 libros seleccionados son de autores consagrados, pero todos son de idiomas diferente al castellano y ser traducidos, extractados y un poco reordenados por mi, para que sea un producto más o menos nuevo, pero en que el estudiante sepa que el material es de los mejores autores y es simplemente adaptado y reconstruido en una antología (aunque en la bibliografía breve en PDF con manual de instrucciones igual de breve para pasar por email). De esa manera y en envíos de email, se puede dar un servicio expedito.
Para los Bucaneros especiales he elegido partes de las antologías tratando recetas para resolver problemáticas, como por ejemplo:
Planteamientos recomendados con blancas en aperturas abiertas.
Finales de Torres Básicos.
Combinaciones contra rey sin enrocar.
Finales de peones básicos.
Duelo en Medio juego de alfiles de diferente color.
Entonces en los Bucaneros especiales es necesario que traigan un archivo adjunto en Chessbase.
Interesados en Antologías y en Bucaneros especiales escribir a chesscom@hotmail.com
Recuerden que la única manera de suscribirse a los 3 primeros números de Bucaneros especiales es a través de una donación para Gleb, el pequeño hijo de immortal.
Entre los libros elegidos y traducidos hay muchos en ruso, como el notable de Rokhlin, “Pensamiento y Triunfo” prácticamente desconocido fuera de Rusia.

25 feb. 2013

De Aficionado a Maestro de Ajedrez, 200 de rating mas de golpe, Lasker entrenador.




Uno de los libros menos conocidos de Lasker es del “Como Victor se hizo maestro de ajedrez” escrito en Moscú en 1937 y que fue editado, traducido el manuscrito por Maizelis,  en un tiraje de 75 000 ejemplares, cantidad significativa en 1973,  solamente en idioma ruso. Ya en su Manual de Ajedrez, el excampeón mundial Lasker había mencionado que él creía que una persona de inteligencia promedio se podía convertir en maestro de ajedrez con 200 horas de bien planeado estudio.
Cuando tras de que se impone el régimen nazi en Alemania en 1933, Lasker se ve obligado a emigrar y casi sin dinero, a una edad de más de 64 años tiene que emigrar, llegando a vivir a Rusia en 1935, donde escribe ese libro casi desconocido y poco mencionado. Uno de los mejores libros sobre Lasker es el escrito por Soltis “Why Lasker matters”, pero no hace mención de “Como Victor se hizo maestro de ajedrez”, lo que despertó mi curiosidad por leerlo.
De sus 146 páginas, 111 son de Lasker y las restantes son escritas por I.L. Maizelis sobre Lasker y el mismo libro. Maizelis relata que Lasker lo terminó el manuscrito en 1937 y que el primero que lo tuvo en sus manos para editarlo fue Alexander Fedorovich Ilyin Genevsky en 1938, que tardó en corregir algunos errores o partes confusas del manuscrito. Había que ajustar algunos datos de partidas citadas, pues Lasker se concentraba en plantear su esquema de enseñanza  y a los 67 años de edad algunas fechas de los  torneos se le confundían. Los personajes que empleó en su libro se supone que tienen reacciones emocionales ante algunas experiencias en torneos y, como eran personajes ficticios, había que ponerlos en algunos planos reales. El caso es que Alexander Fedorovich tuvo que trabajar mucho con el libro.
Tras el estallido de la segunda guerra mundial y la invasión germana a Rusia, Alexander Fedorovich perdió la vida en el largo sitio de Leningrado, que hace unos días se celebraron los 70 años de su liberación tras mil días de sitio.
El caso es que el manuscrito, con algo de los apuntes de Ilyin Genevsky, llega a manos de I. L. Maizelis que se enfrenta con la tarea de interpretar las ideas de Lasker sin tener como consultarlo. Incluso el nombre del personaje principal tiene que ser cambiado pues no era común en Rusia, pues se hubiera oído “ Como Hans llegó a ser maestro de ajedrez”, que fue cambiado a Victor en 1941 cuando Alexander Fedorovich se hallaba sitiado por los alemanes en Leningrado.

El libro describe un método de entrenar ajedrez, combinado con un relato novelesco de la vida de un joven jugador que se va formando en maestro. Muy complicado de entender, pero es interesantísimo para cualquiera que sea entrenador o pedagogo de ajedrez, sobre todo si se une con el libro compañero, “Manual de Ajedrez” donde Lasker no pudo explayar algunas ideas por restricciones que tuvo al hacer el contrato del libro “Manual de Ajedrez”, mientras que en el manuscrito tuvo toda la libertad.
El prologo lo firma el GM David Bronstein que lo elogia y afirma que el libro lo influyó mucho y que había estado en conocimiento de el manuscrito por más de una década y que le había sido muy útil el conocerlo. Más o menos así se expresa, ya que Bronstein también hace sus parábolas a la hora de dar su opinión. Un libro que habrá que traducir por entregas, en los Bucaneros, conforme me entere cual es su situación respecto a derechos de autor, pero en todo caso escribiré comentarios sobre él, al borde la tenue línea de lo legal al respecto.

24 feb. 2013

Si Bobby Fischer hubiera sido Entrenador de Ajedrez.




Durante los meses en que el GM Robert J. Fischer estuvo en México, platicamos reiteradamente sobre el tema de estudiar ajedrez. El GM Rossolimo seguramente influyó en su forma de pensar mucho más de lo que él admitía y le llamó la atención de que yo había estado investigando 11 años antes, en 1973, con la Sra. Rossolimo, como había sido su relación con ese matrimonio. Por supuesto que hizo preguntas sobre que me habían platicado y se sonrío cuando comprendió que había hecho un interrogatorio profundo, porque me comentó que lo hacía recordar detalles que ya más de 20 años no los tenía presentes. De ahí salió el tema de que si él hubiese sido un GM tan veterano como Rossolimo lo era cuando lo conoció, como hubiese tratado a un joven con talento tan brillante como lo era Fischer. Le agradó la pregunta y trató de contestarla, aunque al principio fue muy escueto, pero cada vez agregaba algo más y ese tema lo retomamos varias veces.
Una pregunta era de si el matrimonio Rossolimo era el que había influído en el para estudiar ruso, pero Fischer contestó que no, que fue su madre la que insistió en que dominase el ruso, años antes tal vez de que conociera a los Rossolimo, cuando Fischer tenía apenas 10 años. Su madre había estudiado en la Unión Soviética y tenía mucho material para traducir el ruso, varios diccionarios. Para ella era muy importante que Fischer fuese a Rusia en la primera ocasión que se presentase y debía saber ruso.
¿Cuál sistema hubiera utilizado Fischer para instruir a un jugador? Hablamos de lo que hizo con Xerox, pero entendía que no hablábamos de principiantes, sino de hacer de muchachos talentosos grandes maestros. De eso especuló mucho.  (Extracto de Bucanero Especial de Ajedrez 1)

Las nuevas maneras de estudiar las aperturas de ajedrez.



Cada día se publican en Internet unas 20 partidas muy bien comentadas y analizadas sobre diversos esquemas de aperturas. Una simple recopilación de bases de datos de una semana sólo en ruso, inglés, alemán y castellano sobre partidas en que algo interesante apareció en aperturas, me significó reunir 1400 partidas, con una tarea tremenda para escoger que publicar en los Bucaneros Especiales. Además todo parecía interesante.
Me acordé entonces de lo que me comentaba el GM Gipslis de que cada vez que configuraba la parte de táctica de la Revista Ajedrez publicada por él en Riga por esos años 1980s, le significaba revisar unas 400 partidas para elegir las 20 posiciones que presentaría en esa revista quincenal. Esa era la época anterior al Chessbase. Ahora habría que revisar unas 5000 para seleccionarlas. Aunque como en el Internet aparecen muchas selecciones de posiciones tácticas, habría que revisar al menos unas 500 ya seleccionadas, para que cada quince días presentar 20 muy buenas. Bastaría revisar las 20 que eligen en “64” de Rusia, unas 40 que aparecen en el Chess lIfe and Review, unas 40 que aparecen en Chess Vibes Training, otras 20 de Chess Evolution, y así, otras 10 o más colecciones. Muchas se repetirán, pero fácil uno recopila unas 500 y luego clasificarlas en instructivas o resultados de blunders o temas no muy relevantes. Pero como de hecho son ya producto de selecciones, todas las 500 serán importantes. Si eso pasa con las posiciones tácticas, con las variantes de aperturas, la cosa es peor.
Si eso es para publicar, ¿Qué será para estudiar variantes? Pues se han tenido que cambiar paradigmas pues las viejas recetas de aperturas no funcionan igual con la sobrecarga de información. Requerimos aprender a manejarnos en este Sindrome del Pajar. Aquí lo importante es separar lo verdaderamente importante de la paja y eso es tan difícil como aprender cualquier variante. Una labor muy dura que si no se hace bien, significará gastar mucho de nuestro valioso tiempo dedicado al ajedrez en cosas no relevantes.
No se deben leer buenos libros, solo hay tiempo para estudiar los mejores, dice un buen adagio entre los pedagogos. Pues la cosa es así, en el ajedrez no hay tiempo para ver buenos ejemplos y modelos para jugar ajedrez, solo para los mejores. ¿Pero como separarlos? Ahí está la clave de porque unos entrenadores son buenos y otros los mejores.
Los famosos entrenadores como Dvoretsky lograron gran fama por saber separar el material bueno para entrenar del material excelente. A veces no es tanto como enseña, sino que es lo que enseña. Pero más bien las dos cosas, que enseña y enseñarlo bien. Por supuesto hay varios métodos que han propuesto los entrenadores. (Extracto de Bucanero Especial de Ajedrez 1).