23 jul. 2012

Las Malas Fuentes.


En el Internet hay una proliferación de trabajos escritos y aparecen, como en toda biblioteca de cierta magnitud, muchos malos y muchos buenos. Pero como anteriormente costaba mucho trabajo que le publicasen un libro, los que tenían fortuna personal o algún mecenas, tenían más probabilidades, aun si no tenían nada de valor que transmitir, de ser leídos que los que realmente si tenían una aportación valiosa para los lectores.
De los libros publicados más de la mitad no sobreviven a causa de su mala calidad y pasaron a los cementerios de libros de algunas librerías de libros de medio uso.
En la red de Internet tienen más facilidad de publicar los que conocen algo de computación que los autores que saben escribir, tienen temas valiosos pero desconocen o no alcanzan a comprender este nuevo mundo que el de la Internet.
Consecuencia: mucho de lo que se publica en Internet, quizás más del 75% no solo no sirve, sino que al desinformar puede ser perjudicial.
Los lectores de  idioma castellano, sobre todo los que no conocen mucho de inglés, corren otro peligro. Al usar los traductores en línea pueden confundirse con las traducciones literales que no permiten que la idea o el sentido de una frase que escribió el autor, llegue pura al lector por culpa de una traducción muy mecanizada.
Decía el MI Novotelnov, que era además de un connotado ajedrecista y varias veces campeón de Rusia, un poeta sensible, que si una sola palabra de un poema podía ser sustituida, era un mal poema.
El caso es que los traductores on line tergiversan mucho las ideas plasmadas por los autores y llegan al lector que ignora el idioma en que fueron escritas, totalmente diferentes y ayudan a confundir más que a instruir.
El chiste que si al estudiar libros uno comete errores, imagínense al leer artículos en Internet. Se topa con todo tipo de basura y a veces hay muchas sorpresas.
Lo mismo pasa con instructores, capacitadores y organizadores. Hay de todo y de muy diferentes calidades. Enfrentamos a vendedores de falacias dentro y fuera del Internet que son una verdadera amenaza. Si se dice que lo mas importante hoy en día es aprender a aprender, saber como entrenarse, como realizar la práctica deliberada, tendría que añadir el desarrollar un razonamiento crítico, pues hay mucha información, pero debemos aprender ahora a como identificar lo bueno y lo malo, más que en otras épocas, porque en Internet hay enormes cantidades de información, muchas cosas malas, y muchas buenas, pero las malas van ganando en cantidad, pues es más fácil producir lo malo y la Internet no discrimina y preserva todo, como mal coleccionista.
Se acepta que la función de la docencia en el mundo se ha visto modificada de manera casi global, ante la presencia de las nuevas tecnologías. Ya los estudiantes, desde la educación básica,  recurren a Internet para resolver dudas u obtener información,  sin darse cuenta, subyugados por la magia de lo visual, que en la mayoría de las ocasiones, no transita por el rigor de los libros, que si hace décadas no evito totalmente que trascendiera lo malo, sin ese rigor, la cosa es un vacilón.
Pero las nuevas tecnologías como la Internet,  con los dispositivos móviles y teléfonos inteligentes, no son sino un recurso más, inadecuadamente vistos como un fin o una solución a problemas educativos.
Más bien crea nuevos problemas, pero hay maravillosas oportunidades también, dependiendo de cómo se utilice.
Discutir bizantinamente el tema de la apelación y no a las nuevas tecnologías, que están ya, quiérase o no, o como dijera un “Talentoso” dirigente: “Haiga sido como haiga sido, presentes en nuestra vida, ya parece absurdo, pues los estudiantes apelarán a esas nuevas tecnologías independientemente de lo que estimemos sus viejos mentores.
Sólo queda tratar de fomentar el pensamiento crítico para que los “chamaquen”. Sino aprendan separar lo malo de lo bueno, lo útil de lo inútil y lo relevante de lo irrelevante.
Este nuevo mundo educativo  no ocurre estrictamente porque existan las posibilidades materiales de las computadoras, de las enciclomedias o porque aumenten los recursos físicos de infraestructura en las escuelas, sino también por la manera que tenemos de comprender la capacidad de su uso como herramienta para la búsqueda de datos, pero hay que ser humildes con estas tecnologías y reconocer sus alcances, que no son para educar, sino para proporcionar la información que, en última instancia, podríamos o debiéramos emplear para enseñar a pensar, tarea original de la educación y para lo que realmente sirve  lo que acopiamos.
En temas de libros tengo muchos autores vetados unilateralmente por malos y que trato de no leer ni por equivocación. Hay tanto para leer, que ya no podemos darnos el lujo de leer libros buenos, sino sólo los mejores. Cada vez que veo un muchacho con un libro de ajedrez de Schiller bajo el brazo y diciendo que sabe todo sobre la apertura que trata el libro, me da pena de pensar que el daño recibido puede ser tan irreversible que no se lo curará ni dedicándose a estudiar partidas de Fischer un mes.
Según la más reciente Encuesta en Hogares sobre Disponibilidad y uso de las Tecnologías de la Información, realizada en 2010 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México 38.9 millones de personas son usuarios de una computadora, y 32.8 millones tiene acceso a Internet.
Aunque hay que pensar que muchos usan el internet para chatear con un blackberry o algún móvil, lo que está muy lejos de considerarse usar la Internet.
El INEGI detalla que el sector que más utiliza la red se halla en el rango de edad de 12 a 34 años, y que el 53.4 por ciento la utiliza con fines escolares, dato un poco dudoso, pero en fin, lo cito sólo para apreciar la dimensión posible de la situación.
Es normal y aunque fuera perjudicial, que no lo sabemos, algo que no podemos evitar ya,  es que los niños ven en pantalla lo que podrían leer en libros. Hay que aceptarlo y redirigirlo, no evitarlo. Hay que actuar con los niños al estilo Pedro Paramo de la genial novela de Juan Rulfo, cuando como potentado escucha que alguien quiere rebelarse y cambiar, en lugar de enfrentarse directamente al cambio, les dice “¿Qué necesitan, yo les ayudo?” Eso es control al estilo de cómo lo maneja Estados Unidos el Internet. OK, no lo podemos evitar, pues nos unimos a los muchachos y “los orientamos”. Entiendo que el problema no son las computadoras, por tener más recursos pedagogicos que los libros mismos, son una bendición y puede ser la clave para transformarle la vida a cualquiera.  Su uso es grave de acuerdo con el tipo de ejercicio reflexivo que exige de los estudiantes el acudir a ellas o a los libros; el problema no es la disponibilidad de la información, sino el procesamiento y potencialidades de desarrollo cognitivo que tenga y esa es la parte donde los profesores y entrenadores tenemos que hacer nuestra labor a la Pedro Paramo.
Es mejor el Internet que la mejor biblioteca, ya que si para cumplir una tarea casera que le dejaron en la escuela para desarrollar sus habilidades de investigación y de discriminar información,  un estudiante es capaz de consultar tres o cinco fuentes en la web en un lapso de 15 minutos, en lugar de consultar una sola impresa o cargarse de libros y pasarse dos horas buscando las fuentes y solo entonces ponerse a trabajar, es mejor que emplee la computadora, a que acuda a una biblioteca.
Lo malo es que en Internet no hay bibliotecarios que te guíen, aunque en muchas bibliotecas tampoco, y uno va a buscar totalmente ciego y es factible que más frecuentemente que no, por ser más numerosas las malas fuentes que las buenas, termine presa de una desinformación.
Cuando vamos una farmacia y no encontramos lo que nos recetaron, a veces nos dejamos guiar por el que atiende la farmacia, lo que es jugar a la ruleta rusa, pues con suerte encontramos uno que sabe lo que un médico, pero en otras nos encontraremos con un ignorante.
Como hay mas ignorantes que médicos trabajando en farmacias, la recomendación es que consulte al que tenga su título, que aunque muchas veces son de universidades patito, al menos reduciremos al máximo el riesgo.
De todos modos, en información el problema es el origen y el destino y no los medios para conseguirlo.  La tecnología es una herramienta que manejan mejor los jóvenes que los adultos, y  eso a causado que algunos estudiantes no confíen en los viejos al estar sensibles que en algunas cosas saben más que sus maestros, pasando por alto que hay cientos de cosas en que los viejos les pueden transmitir enseñanzas valiosas.
Claro que cuando los viejos entrenadores son conscientes de que sus alumnos los superan en el campo de la informática, si están bien preparados, pueden  recolocarse en relaciones más horizontales para el aprendizaje y la enseñanza, lo que siempre es benéfico. Por eso digo “¡Gracias, señor por la computación!”.

Argentina y las Olimpíadas.


En el Internet apareció una carta abierta
http://www.ajedreznd.com/2012/olimpico.html
En esencia me llamó la atención esta parte:
“En unas semanas empiezan los Campeonatos Argentinos Promocionales, competencia que en los últimos años perdió toda clase de prestigio. Hoy en día sólo participan quienes pueden pagar los altos costos que la FADA impone. Como su mismo presidente reconoce, para lo que más sirve este torneo es para recaudar. Muchos de los mejores jugadores quedan marginados, lo que hace que luego no vayan a panamericanos ni mundiales y que Argentina empeore cada año su rendimiento a nivel internacional.
En lo que estrictamente al Equipo Olímpico respecta, la FADA aun no canceló la deuda que mantiene con nosotros desde la última Olimpiada (Rusia, 2010). Sin embargo nuestro reclamo excede a esta cuestión, y lo que realmente queremos es que la FADA respalde a sus jugadores.
Necesitamos que toda la comunidad ajedrecística este unida en este reclamo. Empezamos nosotros, los referentes del ajedrez nacional y es nuestro deseo tener el apoyo y la compañía de todos en esto.
Creemos en lo primero es hacer que esta información se expanda, que todos sepan lo que los ajedrecistas vivimos por culpa de esta dirigencia.”
Firman muchos GM varoniles y femeniles.
Por lo visto esto es más común que lo uno piensa, pues si esto sucede en un país que ha tenido equipos que han quedado varias veces entre los cinco primeros lugares mundiales, ¿Qué será con países que normalmente en las últimas olimpíadas queda del 60 para abajo?
Algunos dicen que les deben dinero desde Turín, lo que ya es mucho. Uno murió antes de que le pagaran lo que le debían cuando fue a una Olimpíada.
Ya hay el rumor de que, en vista de que subieron muchos los costos de participación en Turquía, y de que es año de Hidalgo, y que rompieron ya la última piñata del deporte para irse a despedir a Londres, a los juveniles les cambiaran Grecia por Centroamérica y Turquía por un Turkey”
Al grito de “¡No alcanza más que para que vaya yo¡”, muchos turistas deportivos no viajarán y se les pide no usar el lema de “Somos más de 5” porque sería un insulto de facto el mezclar una lucha tan seria con un problema de “no voy a tomar mi cognac en Estambul, sino camote en Puebla”, que no afecta a nadie y nos evita contestar a todos los colegas entrenadores del deporte que gustan de preguntar “¿En qué lugar quedó tu deporte en la Olimpiada?” y uno tiene que responder: “¿A que reclu quieren mandar al Presi de tu Fede? “ Para ocultar la pena de que decenas de países con menos habitantes que el DF nos superaron. ¡Viva el Tercer Mundo!
Nosotros somos los culpables por no saber hacer reaccionar a la gente de lo importante que es que si a uno le gusta un deporte, debe uno aprenderlo.

El caso Van Wely, víctima de su honradez.



En esta aldea global que es nuestro mundo aun quedan muchos rastros de las aldeas feudales. Todavía hay señores que se creen dueños de una fracción de la tierra y que quieren ganar a costa de los que pasan por ella, sintiendo que la tierra es de quien nace en ella y no es de todos.
La humanidad se ha estado peleando por algo que no les pertenece y , como todo producto de una pillería, tratan, con miles de criticismos, justificar sus egoísmos, cuando lo único que realmente los respalda es su fuerza bruta, sus armas y ser los más pillos del lugar.
Tenemos fronteras y como rejas de celda, el más malo del lugar impone su ley y presume de que viven dentro de su jaula en un Estado de Derecho.
Pero las leyes, mal que bien, existen, y se crearon para que al respetarlas todos vivan con orden y, supuestamente en justicia, que es lo que da sentido a crear estados.
Cada país tiene sus reglas migratorias y , como muchas parecieran absurdas, algunos ajedrecistas se creen más listos y pretenden no respetarlas y ser aplaudidos por eso.
Millones de mexicanos buscan trabajo en los Estados Unidos sin contar con permiso de trabajo y viven verdaderos infiernos al ser perseguidos solo por querer ganar dinero a cambio de un trabajo que es necesario para ese país. Parece increíble que por hacer un bien a un país se le persiga. Pero esa es la realidad. Y aunque toman trabajos que los nativos no desean hacer, la justificación es que si se permite a los que no tienen permiso trabajar en los Estados Unidos, el desempleo entre los nacidos en Estados Unidos crecería, al perder las plazas que se dan a los que llegan de fuera. La migración entonces es una regulación para proteger a los nativos. Es como si hablásemos de contrabando, que se impide para favorecer que los productos hechos en un país se consuman en ese país en lugar de los que se traigan de fuera sin pagar un impuesto. En pocas palabras es para cuidar que quien gane dinero no pague algo al gobierno, que es el “dueño” del changarro, como los señores feudales cobraban por pasar, o por trabajar en sus tierras, lo que justificaba hasta la locura del derecho de pernada.
Los ajedrecistas, que se sienten ciudadanos del mundo, van de país en país, ganando dinero sin querer pasar nada al señor feudal. No pagan impuestos. Un mecánico que cobra por arreglar un auto 100 dólares, es obligado a dar una factura y pagar unos 15 dólares al señor feudal. Pero un gran maestro que gana 1000 dólares, no da factura y no paga nada al señor feudal, pero como este es un ignorante, no se ha dado cuenta que alguien ganó dinero y no le dio su parte. Así cientos de jugadores juegan torneos y dan clases de un país a otro sin pagar un solo centavo de su plata a los señores feudales. Claro que cometen un delito según las leyes del señor feudal.
Eso ha dado ideas a organizadores para decirles a los maestros que les darán una cantidad extra si les firman recibos de mayor monto para que todos ganen más y así burlar un poco más al señor feudal que paga a los organizadores.
Los organizadores prefieren para ello a los fuereños, pues los locales están bajo mayor control del señor feudal y tienen que dar una parte de sus premios al amo, de esa manera no les conviene  dar recibos de mayor monto del que reciben y el organizador no puede ganar su dinero extra.
Por eso prefieren contratar a los jugadores de fuera que a los locales, aunque sean mejores y se mueran de hambre. El chiste es ganar dinero y si es a costa de engañar al señor feudal, mejor.
En Internet se anuncian todos los jugadores para ser contratados para dar clases y jugar torneos, no importa el país. Claro que no se requiere permiso de trabajo, pues la idea es viajar como turistas y así no dar un quinto al señor feudal de impuesto.
Saben que los organizadores locales los preferirán, no por calidad, sino por accesibilidad para hacer negocios, a los jugadores locales que están sujetos a ceder una parte de sus ingresos al señor feudal.
Los fuereños no tienen reparos, pues si hacen algo malo, hacen como los perritos, sus cochinadas y echan tierra de por medio.
Hacen los negocios turbios con los organizadores y el señor feudal, si los pilla, no los puede encerrar por ser fuereños, se limita a no dejarlos pasar ya mas por sus tierras, que para eso se las escrituro Dios, para hacer su santa voluntad, “haiga sido como haiga sido”.
Todos los días los encargados de Migración logran atrapar algunos de estos turistas “lucrativos” y les cierran el paso y los marcan, por no querer dar su parte al señor feudal.
Pero la novedad, siendo que todos los días hay esta comisión de “delitos” de ganar dinero sin pagar impuestos al señor feudal, (recuerden que Al Capone no lo detuvieron por asesino o crimen organizado, sino por no pagar impuestos), es que uno proteste públicamente.
Este raro y discutible honor recayó en el honesto GM Van Wely, que tranquilamente confesó que lo hacía a menudo, y se queja de que ahora lo trataban como a un asesino.
Bueno, robas un peso y te dicen delincuente, robas un imperio y eres un gran hombre. ¿Es entonces cuestión de monto?
El caso es que ganó la notoriedad mundial por su honestidad. Le preguntaron: “¿Vienes a ganar dinero y sacaste tu permiso y tu compromiso de dar tu parte al señor feudal?” y contestó: “Es muy poco dinero, así que no voy a dar nada a nadie, pero si vengo a beneficiar niños, pues los 100 grandes maestros que hay en Estados Unidos no lo hacen bien”
El representante del señor feudal decidió encerrarlo, hasta regresarlo de donde vino. No lo mandó a bañar, porque temía que perdiera el jabón y no le dio agua porque la derramaría. Confundió la honradez con la estupidez, pero para todos los representantes de los señores feudales parecen sinónimos.
Creo que todos deberíamos protestar, no porque hayan negado la entrada a Estados Unidos a Van Weyli, sino por el mal trato que dan a los migrantes y que lo que quieren es trabajar, y su mayor deseo es conseguir un permiso de trabajo y darle su mochada al señor feudal.
Esperamos que no cunda el mal ejemplo en España y México, pues si los ajedrecistas fuereños empiezan a decirles lo que Van reWeily a los representantes migratorios de los señores feudales, cientos tendrían que sacar sus permisos y pagar impuestos por cada centavo, como si fueran mecánicos y entonces los organizadores tendrían que aguantar a tanto maestro local exigente que no deja hacer negocios como los fuereños. Ni pichan, ni cachan, ni dejan batear.

120 años del nacimiento de Piotr Romanovsky



El 17 de julio de 1892 nació Piotr Arsinievich Romanovsky y este mes celebramos los 120 del nacimiento de este gran entrenador, (1892-1964), maestro emérito del deporte de la URSS, entrenador emérito de la URSS y Campeón de la URSS en los años 1923 y 1927.
De acuerdo al calendario ruso modificado el 17 de julio de 1892 se acepta como fecha de nacimiento, si bien en otros cálculos calendáricos al pasar en el Imperio Ruso del Juliano al Gregoriano con el triunfo de la Revolución Rusa se da como 29 de julio la fecha de su nacimiento.
Estas confusiones de calendarios es muy común en las fechas biográficas de quienes nacieron en tiempos de los zares en rusas, por eso la  “Revolución de Octubre” de 1917, se celebra en noviembre. Pero para no caer en esas confusiones, me permito celebrar en todo julio el aniversario del nacimiento de tan insigne mentor del ajedrez soviético.
Nacido en San Petersburgo, Leningrado en tiempos de la URSS, es uno de los grandes patriarcas del ajedrez ruso. Algunos consideramos que Piotr Arsinievich y Abram Yakovlevich Model son los pilares del ajedrez de San Petersburgo, seguidos luego de Mikhail Botvinnik y Vladimir Zak, pero ya en los libros de la serie “Aprendiendo de los Entrenadores” son parte del importante capítulo sobre la Escuela de Ajedrez de Leningrado y ahí podré explayarme más al respecto de mi opinión.
Un verdadero héroe del ajedrez pre soviético, que incluso arriesgase su vida, tras estar muy enfermo del corazón en 1915, tras ser liberado de su prisión por los alemanes al encontrarse en Alemania al estallido de la Primera Guerra Mundial, dio exhibiciones de simultáneas de ajedrez para conseguir fondos y rescatar a otros ajedrecistas rusos detenidos por los alemanes, en el Instituto Politécnico de San Petersburgo, ante la indiferencia de las autoridades zaristas que no hacían nada para rescatarlos.
Dos guerras mundiales minaron su salud terriblemente y supo salir delante de sus grandes pérdidas.
Baste decir que en el invierno de 1941 a 1942, durante el terrible sitio de Leningrado,  un grupo de rescate lo encontró medio muerto de hambre y frío en su casa, rodeado de los cadáveres de toda su familia, tras de que todos los muebles de la casa habían sido quemados para calentar a los infortunados moradores.
Vio morir una a una a sus cuatro hijas y en dos años apenas pudo hablar. Su salud tardó en recuperarse pues el sitio duró 1000 días, y hasta 1944 no supo lo que era una comida completa.
Model relata que algunos de los importantes manuscritos de sus archivos se perdieron en esas hogueras de la desesperación. Hay que apuntar que los libros de Romanovsky editados antes de la segunda guerra mundial fueron la base del sistema de enseñanza de ajedrez para las categorías superiores del ajedrez soviético.
Prolifico escritor, tras de ser rescatado, trabajaba con desesperación muchas horas al día, con una fiebre paranoica, para publicar todo lo que sabía del ajedrez, pues temía morir en cualquier momento, pues su salud siempre lo hacía sentirse vulnerable.
Muchos de sus textos después de la guerra fueron de lo mejor escrito y elaborado en el ajedrez soviético y suman miles las cuartillas que produjo hasta su muerte en 1964.
A pesar de que sus méritos eran muy reconocidos y recibió varios reconocimientos por el Estado Soviético, este mismo lo hizo victima de una injusticia terrible.
Recibió el título de Maestro Internacional de la FIDE en 1950 y el de Arbitro Internacional en 1951, pero en 1954 los soviéticos retiraron la aplicación de Romanovsky para recibir el título de Gran Maestro Internacional, que había sido fundamentado en base a su primer lugar en el Campeonato de la URSS de 1927, uno de los más fuertes campeonatos de la URSS de la historia, ya que el antistalinista Fedor Bogartirchuk había empatado el título de 1927 y ya no era reconocido en la URSS por haberse exiliado e investigado por considerársele traidor al haber colaborado, supuestamente, con grupos armados anti soviéticos en Ucrania durante la invasión de los nazis alemanes y las autoridades soviéticas no deseaban que le dieran a Bogartichuk también el título de Gran Maestro Internacional. Así que retiraron la petición del título.
¿Cuántos han sufrido que sus federaciones no reclamen o paguen los títulos para jugadores que no les son “simpáticos”?
El caso es que aunque luego trataron de compensarle con todo tipo de reconocimientos soviéticos, su título internacional  fue sacrificado por politiquerías.
Los libros de Romanovsky han sido traducidos a muchos idiomas, inclusive en español, aunque su principal trabajo, el de Medio Juego en Ajedrez de dos tomos, fue publicado incompleto, pues la parte de Combinaciones fue traducida al castellano, y la de Planeación aún espera ser traducida, siendo la parte más importante de la obra. En inglés si se ha publicado completa la obra de dos tomos en 1990, a más de 20 de su muerte.
El GM Alexandr Kotov decía que esta obra de dos tomos era una de las tres obras más importantes y valiosas publicadas en la bibliografía del Ajedrez Soviético. (Parece que las otras dos eran Fundamento del Ajedrez de Capablanca y el Torneo de Zurich 1953 por Bronstein y Weinstein, aunque otros dicen que la tercera obra se refería a la trilogía de las partidas de Botvinnik, lo que se me hace dudoso, pues en su libro “Piense como un Gran Maestro” cita al libro de Zurich 1953 constantemente).
El capítulo del “Caballo Eterno” me parece sencillamente revelador y lo cita Ragozin como lo más instructivo que se ha escrito en la URSS sobre ajedrez.
En ruso su obra es enorme, pero parcialmente conocida en Occidente. En la URSS, su trayectoria como mentor se considera más importante que la que tuvo como jugador, pero en Occidente logró mucha fama por sus logros deportivos que parten desde 1914 cuando participó en el Torneo Internacional de Manheim, que fue cuando cayó preso al estallar la Primera Guerra Mundial, hasta  el Torneo Internacional de Leningrado de 1934, cuando empató el segundo lugar con Riumin, tras Mikhail Botvinnik.
En el famoso torneo Internacional de Moscú de 1925, donde Carlos Torre participó, lo mismo que Capablanca y Lasker, Romanovsky obtuvo el séptimo lugar delante de una pléyade de grandes maestros como Tartakover, Reti, Yates y muchos otros.
En 1935 fue el primer ajedrecista soviético en obtener el máximo galardón del deporte de la URSS, el título de Maestro Emérito del Deporte de la URSS.
La historia del rescate en 1915 de la prisión alemana por la Cruz Roja que demostró su mal estado de salud por males cardíacos fue publicada por los diarios suizos, que luego apuntaron que sus esfuerzos por rescatar a otros ajedrecistas rusos pusieron en riesgo su vida y fue nominado para una condecoración internacional.
Cuando el Imperio Alemán declaró la guerra al Imperio Ruso, 11 ajedrecistas rusos,
 (Alekhine, Efim Bogoljubow, Fedor Bogatyrchuk, Alexander Flamberg, N. Koppelman, B.E. Maljutin, I.A. Rabinovich, Romanovsky, P.P. Saburov, Alexander Selezniev y S.O. Weinstein) fueron “internados” en Rastatt, Alemania. Cuatro de ellos, entre septiembre 14 y 29 de 1914, fueron permitidos a que regresasen, via Suiza a Rusia (Alekhine, Bogatyrchuk, Saburov, y Koppelman), pero los demás no, por no conseguir apoyo económico para pagar su rescate. Entonces a Romanovsky le fue permitido jugar tres torneos internacionales como interno, en 1914 empató el cuarto lugar en Baden-Baden, luego tercero eh Triberg en 1914, luego ocupó el quinto en Triberg 1915, ambos ganados por Bogoljubov, quien luego ganase el de Moscú de 1925 y retornase a vivir a Triberg a casarse con una alemana que conoció durante su internamiento. En 1914, Romanovsky ganó el de Flamberg. Pero en 1915, la Cruz Roja hizo gestiones para que se le liberase, pues estaba casí falleciendo por un mal cardíaco. A su retorno a San Petersburgo buscó rescatar a los restantesm entre ellos a su gran amigo Rabinovich.  Según apuntes de Model, los hermanos Rabinovich y Romanovsky eran parte de una célula bolchevique que luego colaborarían en la Revolución Rusa de 1917.
En los alegatos de algunos historiadores en defensa de Alejandro Alekhine, cuando se buscaba restaurar el nombre del campeón mundial antes de realizar el Torneo Internacional de Ajedrez en Moscú de 1956, se presentó un testimonio de Romanovsky en que se decía que Alekhine, que colaboró en la Cruz Roja Internacional como traductor en 1915, fue parte importante para la liberación de Romanovsky de Alemania, pero Model dice que fue un acto de Romanovsky en apoyo a su amigo de sus primeros tiempos como ajedrecista, pero que nunca creyó en ese testimonio, ya que Romanovsky siempre defendió a sus diez compañeros de internamiento, a pesar de que muchos de ellos, como Alekhine, Bogartichuk y Bogoljubov demostraron ampliamente ser anti soviéticos y no fueron muy cordiales con Romanovsky en los años posteriores al triunfo de la Revolución.
Model siempre elogió la bondad de Romanovsky y decía que el gesto adusto que siempre tenía era producto de todo lo que había sufrido en su vida y que su nobleza como persona era reconocida por todos sus pupilos.
A su muerte en 1964, su funeral, relataba Zak, reunió a lo más granado del ajedrez soviético y hubo que hacer una lista especial de oradores debido a la gran cantidad de sus alumnos que querían expresar sus sentimientos.
Tras de la guerra logró formar una nueva familia y sus enormes archivos, que han sabido preservar sus descendientes, tienen aún muchas páginas notables que sólo han sido reproducidas en pequeñas ediciones mimeografiadas y que son el tesoro de varios grandes maestros de San Petersburgo y de los entrenadores más importantes del norte de Rusia.